El debate sobre la utilización de la marihuana con fines médicos está siempre de actualidad. En los Estados Unidos es un tema que ya se planteó a finales del siglo XIX. Rechazada unas veces y permitida otras, no fue hasta 1964 cuando se consiguió aislar su principio activo. En 1996 los votantes de California legalizaron su uso con receta médica. Otros nueve Estados la siguieron. En el año 2003, Holanda fue el primer país europeo en autorizar a los médicos recetarla y a las farmacias venderla.