Científicos israelíes han desarrollado un tipo de marihuana que no contiene THC (Tetrahydrocannabinol), el componente psicoactivo de la planta y que provoca lo que se conoce popularmente como ‘colocón’.

La nueva variedad contiene una mayor cantidad de cannabidol (CBD), el otro componente básico de la marihuana junto con el THC, que no produce alteraciones mentales pero sí tiene efectos positivos para la salud, explicó el director del proyecto de investigación, Tzahi Klein, de la empresa de biotecnología Tikun Olam.

“Hemos desarrollado especies de marihuana sin THC y con una mayor concentración de CBD, que llega a un 18% -frente al entre un 2 y un 8% habitual-. Es un avance agrícola que supone un paso más para que esta planta pueda verse como una medicina completa, y no como una planta satánica que solo tiene efectos perjudiciales”, declaró Klein.

No se verá como una planta satánica que solo tiene efectos perjudiciales El CBD, asegura, “es muy seguro, no tiene efectos perjudiciales y ha demostrado ser un excelente antiinflamatorio y tener grandes beneficios para enfermos de alzheimer y de cáncer. Inhibe el crecimiento de los vasos sanguíneos que rodean los tumores cancerígenos, lo que impide que obtengan lo que necesitan para crecer y extenderse”.

La nueva marihuana se ha creado en dos variedades, denominadas ‘Avidekel’ y ‘Rafael’, esta última en honor a Rafael Mejulam, el científico israelí que identificó el THC en 1964. Tikun Olam ha empezado a comercializarla a pequeña escala en Israel, donde alrededor de 9.000 personas están autorizadas por los servicios de salud a obtener marihuana para usos médicos, que se cultiva en invernaderos autorizados y se les proporciona en la cantidad que les prescriban los médicos a cambio de un pago mensual de unos 70 euros.