Según un estudio clínico abierto llevado a cabo en el REHAB en Basilea, Suiza, el THC es eficaz en la reducción de la espasticidad en 25 pacientes con lesión de médula espinal. En las tres Fases del estudio los pacientes recibieron THC oral, hemisuccinato de THC (HS-THC) por vía rectal y/o placebo, cada uno durante seis semanas. En principio el estudio estaba previsto que comenzara con una Fase abierta con THC oral, seguido por otra también abierta con HS-THC, para concluir con una controlada con placebo mediante triple cruce con THC oral y HS-THC. Debido a problemas logísticos con la importación del HS-THC, el estudio tuvo que suspenderse durante la Fase 2 tras la inclusión de siete pacientes. La Fase 3 fue sustituida por un estudio paralelo con THC oral y placebo.

15 pacientes completaron la Fase 1 con una reducción media de la espasticidad desde el valor basal de 16’7 a 8’9 a los 43 días. La dosis diaria máxima media fue de 31 mg de THC oral. La reducción con HS-THC rectal fue similar (Fase 2) a la conseguida con el THC oral. Sin embargo las dosis máximas tuvieron que ser mayores, de media 43 mg de HS-THC. Es posible comparar a los siete sujetos que recibieron THC oral en la Fase 1 y placebo en la Fase 3, demostrándose una mejoría significativa con la toma del cannabinoide.

Las principales razones por las que los participantes abandonaron el estudio fue por presentar aumento del dolor y por los efectos secundarios psíquicos. Los autores concluyen afirmando que “el THC es un medicamento eficaz y seguro en el tratamiento de la espasticidad. Por lo menos es necesario alcanzar la dosis de 15-20 mg al día para conseguir efecto terapéutico”.

Extraido de: http://www.marihuana-medicinal.com

Cortesía de IACM
Asociación Internacional por el Cannabis como Medicamento